Seguidores

martes, 23 de mayo de 2017

Una muñeca de Comunión.



Terminada y entregada.
 
He descubierto, 

que si hubiese tenido una niña,
 no habría cosido patchwork, jajaja 
Habría hecho muchas muñecas.
Y vestidos 

y más muñecas
 y más vestidos.


 Estas Navidades me preguntaron que si les haría una muñeca de Comunión con un vestido parecido al de su hija.
Enseguida dije que sí. 
Hacía tiempo que no cosía ninguna.
Y así fue como empecé con el grueso de la muñeca.


Cuando me mandaron fotos del vestido de la niña, pensé,
¡¡¡En la que me he metido!!!
 jajaja

Lo que me dio más miedo en un principio
recuerdo que fueron las jaretas y el valencie, 
hacía mucho tiempo que no hacía,
Aquella tela tan finita,
 y con los bodoques... 
no se yo.
Pero resulto de lo más sencillo.
 



Los nervios comenzaron con el cuerpo...
y las mangas.


El problema surgió un domingo,
Había decidido dedicarme aquella tardé a intentar dejarme el vestido terminado...
Pero a la hora de poner la puntilla a las mangas, me di cuenta de que me faltaban 15 cm de valencie con un ligero color.
Tan solo tenía blanca o beig más oscura.
Y todas las mercerías  estaban cerradas.



 Pensé:
Hay que hacer una de mi madre...
Hay que,
 buscar soluciones.
Y así fue como con los posos de un te...
 teñí una poquita puntilla blanca.



Luego vino el paso de forrar el vestido
para que no se vean costuras ni hilos.
Ha de quedar lo más limpito posible.

 

 Por último hay que forrar 
también los automáticos.





 Tocaba sacar los pinceles...
¡madre mía!
 cuanto tiempo sin utilizarlos.
Con lo que yo he pintado, y lo que he disfrutado practicando y probando hasta que me salía algo como yo quería.


He de reconocer que pinte varias caras hasta conseguirlo.

Pero de todo el proceso,
El paso más complicado....
Para mí, ha sido el pelo.
La guerra que me ha dado.
Con una peluca de los chinos de carnaval.
a coser, cortar y colocar...
DESCOSER, guardar, volver a sacar.


 Tres he gastado hasta que le he cogido el truco.


Una vez, 
solucionados los dos puntos más difíciles.
Ojos y Pelo.....
empezó lo más bonito.

 Vestir a la Princesa.


Con sus pololos y enaguas.

 Este ha sido el resultado.



Espero de corazón que te haya gustado.




 Feliz Día


 Ahora a seguir con el patchwork.